martes, mayo 30, 2006

Amor y psychokillers

Tranquilos, amigos, mi lagartija de la boca cosida me ha revelado que la Jurado no tardará mucho en espicharla con lo que por fin volveremos a las batallas de heces que tanto nos gustan y a las que nos tienen habituados los señores de la teletrash. Que la España de la charanga y pandereta se sumerja en profundidades tales como la “muerte de la más grande”, como ya sucedió con el nacimiento, bautizo y pedorretas varias de Leonorrrr, provoca que gente humilde como nosotros no podamos disfrutar enteramente de lo que significa ver al señor todofrente de Salsa Rosa bailar cual Ian Curtis politonos que vienen pegando fuerte. Y, por supuesto, que se vayan quedando en la recámara temas de candente actualidad mientras se hace cada vez más larga la hora de las alabanzas.

Estando así las cosas he visto gente caer a mi lado: he visto el horror en los ojos centelleantes de aquél que alquila una película de Karina, la marca de Satán del que adopta una mascota virtual para su web, la decadencia de una gayola inspirada por Leticia Sabater… pero yo no caeré, no tan pronto.

Sucede que me paré a pensar en la reflexión del psicópata protagonista de la película en forma de falso documental “Ocurrió cerca de su casa”. Este asesino tiene un sentido del humor peculiar que lo hace aún más carismático (si cabe) Una de sus mejores frases es en mi opinión la definición que da del amor ante la cámara:

“El amor deja… como un rastro de azufre tras de sí. Es como si emanara un olor que aunque tú no quieras lo hueles, es como cuando vas a mear y te hueles los dedos, sí, siempre huelen. Hay que lavarse las manos dos o tres veces para olvidarte de que has hecho pipí”

Es probable que nunca haya estado más de acuerdo con un símil. Quién no se ha encontrado con algún estudiante de arte con el pelo alborotado a lo Robert Smith que, cuando lo deja la novia de tres añazos, te dice en tono lánguido que lo que está pensando es “En escupir el veneno que le ha dejado esa mujer en el cuerpo con elegancia” sic. Te enseña alguna acuarela sin perspectiva, un par de poemas de corte suicida y piensas… No tío, lo que pasa es que tus manos huelen a pipí y probablemente olerán a mierda cuando logres sacarte el dedo del culo.

Tras esta reflexión me pregunto cuál es la concepción del amor que manejan nuestros psychokillers no ficticios. Si es que acaso alguno de ellos es capaz de amar. Me desplazo a las fuentes, allí todo es muy difuso y, por lo tanto, he de imaginar.


Ilustración de "Psychopatias sexualis"

No es cierto que exista una incapacidad de amar en los considerados psychokillers, sólo que el afecto sentido se dirige normalmente a objetos, no a las personas. Las personas son consideradas por éstos como un mero instrumento y el amor aquí se traduce en muchas veces obsesión con determinadas cosas. Así, por ejemplo, Charles Albright, quien fuera un chiquillo travieso que quería ser taxidermista también acostumbraba a matar prostitutas y dejarles las cuencas de los ojos vacías. Su obsesión por los ojos de mujer se refleja en una anécdota curiosa que sucedió cuando aún era un adolescente. Uno de sus compañeros de equipo de fútbol salía con una chica con ojos color miel, preciosos. Tiempo después rompieron su relación y comenzó otra con una nueva chica. Entonces notó algo raro, y es que Albright había recortado los ojos de la actual novia de su compañero de unas fotografías y en su lugar había colocado los ojos color almendra de su antigua novia. También había repartido más ojos recortados por toda la casa. Era raro pero aparentemente no era algo anormal viniendo de él.
-

Otra historia que conocemos mejor es la de Issei Sigawa, un estudiante japonés que en la década de los ochenta mató y se comió a una mujer alemana. Es probable que únicamente en ese bizarro país no sólo el asesino quedara indemne ante la justicia si no que se hiciera terriblemente famoso apareciendo en varias películas porno, escribiendo su libro de recetas “especiales”, ilustrando la historia del asesinato en su propio manga y hasta siendo la inspiración para la canción de los Rollings “Too much blood”. Efectivamente, amigos, este simpático chinorri habría sido el primero en tomar la iniciativa que ayudó a salir adelante a los supervivientes de aquel accidente de avión en los Andes. Abajo tenemos su nevera que no está precisamente llena de Actimeles.


Issei Sigawa comía cosas que harían vomitar a una cabra.


De esta historia se podría deducir que Sigawa se zampó a la mujer como mero placer culinario pues él mismo dijo que era el manjar más sabroso que había probado nunca o ir un poco más allá, ya que otros caníbales de nuestra civilización occidental han declarado que comer a la persona deseada era un acto de amor. ¿Es algo instintivo o aprendido culturalmente el comer carne humana? Tal vez estos extraños casos en nuestro mundo “civilizado” se deban a una eliminación de tabúes realizados por gente tremendamente anormal o sencillamente a una patología. Quién sabe, según muchos de estos antropófagos una vez que pruebas la carne humana quedas enganchado. Así que cuidado en los restaurantes chinos, amiguitos.
_

God save Myra Hindley God save Ian Brady even though he's horrible and she ain't what you call a lady. (No one is innocent. The Sex Pistols)

Ian Brady y Myra Hindley torturaron, violaron y asesinaron a cinco niños en un caso que conmocionó a Inglaterra en la década de los sesenta. Aunque ella una vez capturada afirmara que fue prácticamente obligada a cometer los crímenes por su compañero sentimental todo apunta a que sin la ayuda de Hindley – puesto que Ian Brady no sabía conducir y su aspecto habría sido bastante sospechoso para los niños que subían confiados en su coche- él solo no habría sido capaz de cometer tantos crímenes.

Hindley wakes and says :
Hindley wakes, Hindley wakes,
Hindley wakes, and says :
"Oh, whatever he has done, I have done"

Suffer like children. The Smiths.

Es difícil imaginar el universo psicopático que habrían creado Ian y Myra. La unión y la complicidad a la que pudieron llegar después de realizar tales atrocidades. Perdóneme Señor, pero lo hice por amor. En este caso lo que más llamó la atención de la opinión pública fue que una mujer fuera capaz de realizar tales hechos, siendo vista de forma mucho más diabólica que su compañero Ian. Atención de la que se nutrió el “arte” en un escandaloso retrato de Myra, perpetrado por Marcus Harvey y expuesto en la Saatchi Gallery junto a otras obras de incalculable valor artístico compuestas por excrementos de elefante solidificado, que no es más que una miscelánea de manos de niños en blanco y negro que forman su cara.


“Si esto les causa repugnancia deberían pasarse por ARCO.” Psicofonía captada a Myra al conocer la noticia del revuelo por su retrato.

8 Comments:

At 9:38 PM, Darth Pomada said...

Como anécdota al tema: Los aztecas nunca habían visto cerdos antes de la época de la conquista (lo más parecido que tenían era el tapir). Pensaban que los españoles estaban "emparentados" con los cerdos recién llegados porque su carne no es que tuviera un sabor parecido, es que sabía igual, quizá un poquitín más dulzona la de los primeros.

Magnífico post: se está superando, si ello es posible. Un saludo de su mayor admirador.

At 5:33 AM, Mr. Glasshead said...

Antes que nada, debo felicitarle por la acertada identificación presentador del Salsa Rosa-Ian Curtis y por hacerme imaginar al chino caníbal en Viven. Me he partido la caja.

Todo lo que hacen los psicópatas llama la atención por su peculiar concepción de la realidad. Su sentido del amor me parece particularmente interesante, me ha encantado el tema y usted lo ha desarrollado muy bien.

Igualmente, muy paradigmáticos los casos elegidos. El final, un tanto abruptillo, me ha dejado con ganas de más. Pero... ¡así es Kaleidogirl! Jeje

Saludos desde la página de los feos :P

Un artículo que contiene reflexiones sobre mentes psicopáticas y encima como cuño final la frase "comer cosas que harían vomitar a una cabra" no puede ser calificado de otra manera que excepcional.

Y al que opine lo contrario, que sepa que me acaba de llegar una remesa nueva de mazos de cartas, cartas de la muerte... es que no hay una puta J en esta baraja???

At 11:22 AM, El Gran Chimp said...

Lo he intentado de varias maneras, pero no logro ver bien tu blog en mi PC jurásico... o es que es asina?

At 5:29 PM, Anonymous said...

JAjajajajajajJAjJajAjAJ los lunis al sol, tu jAJjaJAJjajJJJjaa
dibi

Coronel, sabía que ese guiño le iba a gustar.

Gran Chimp, ya lo he visto, mañana lo intentaré arreglar. Un saludo.

At 1:29 PM, El Gran Chimp said...

Si fuera un universitario americano salido de una película americana de universitarios expresaría mi emoción y alegría por poder leer su blog de cabo a rabo POR FIN imitando patéticamente el aullido de un lobo (tal que asín: auuuuuauauauauuuuu!!!)... Pero como no es el caso, tan sólo le digo que me ha alegrado usted el día, señorita...

At 3:19 PM, El Gran Chimp said...

Tengo sed de sus letras, escriba más, hágalo, se lo ruego!