miércoles, junio 28, 2006

Animals rule!

Quién, en esos momentos en que te vas a limpiar el culo y alguien ha acabado con el papel de váter, en esas tardes lluviosas de verano cuando decides ponerte con Kant en su idioma original y repites Ding an sich, Ding an sich mientras te mueves izquierda-izquierda, derecha-derecha, adelante y atrás como en una demencial Yenka inútil; quién no ha sentido esa mano sobadora en el metro que se desliza entre los mullidos culos hasta tocar el tuyo y se queda ahí hasta la próxima parada; quién, en esos instantes en los que sientes que ya todo esta perdido, no tiene esa necesidad vital, esa fuerza estomacal que sube desde el mismo intestino grueso para gritar: ¡ME CAGO EN LA PUTA RAZA HUMANA Y TODOS SUS MUERTOS!

Y acabas mirando a cuánto están las granjas en un pueblecito perdido de Francia, repasando el manifiesto de Unabomber mientras asientes ¡cuánta razón tiene el chaval!, haces cálculos sobre los víveres que necesitarías en ese islote al que has llegado dándole caña al zoom del Google Earth donde estás segura que ningún tontopolla ha pisado el paraíso de arenas inmaculadas. O, quizás, la otra alternativa, es irte a vivir con los otros animales, bien lejos, como ha hecho Timothy Treadwell, una mezcla entre Félix Rodríguez de la Fuente y Pocholo Martínez Bordiú, y al que he visto en la película Grizzly Man un día de la semana pasada.

El director, Werner Herzog, retrata a este ser humano tan especialmente zumbado que se va a vivir con su almeja gemela a lo de los osos feroces. De ambos sólo quedaron unos trozos a medio masticar en la barriguita de uno de estos animales tan majos ellos. Según él, estaba ahí para protegerlos, pero da la impresión que Timothy está huyendo de algo, quizás de un mal viaje o de una vida algo confusa. Se puede suponer que cuando vas por la vida tocándole el hocico a un animal de tres metros de altura y cuyas luchas entre sí la verdad es que dan bastante respeto, lo más probable es que no llegues a viejo.

Aunque, lejos de ser un dramón, como el personaje de por sí ya es hilarante (con sus rabietas hacia la dirección de la reserva nacional porque no le dejan acercarse a los osos y hacia los propios animales pues él los ama como nadie, o al menos eso repite una y otra vez hasta la saciedad -"Te amo, abejita. Te amo, Zorrito. Te amo, señor oso, los amo, los amo- y obviamente no recibe ningún tipo de feedback) el documento, que lo forman las mismas imágenes de vídeo que Timothy grabó durante trece veranos, más las investigaciones del director, te hacen reír o, como mínimo, te dejan con la boca abierta.

A la izquierda, visión de Timothy Treadwell sobre los osos después de muchos ácidos.
A la derecha, la jodida realidad.

Herzog, cuya voz en off se escucha durante la película, sentencia: “Él parecía ignorar el hecho de que allí, en la naturaleza, hay depredadores. Creo que el denominador común del Universo no es la armonía sino caos, hostilidad y asesinato”, pero Timothy está demasiado encauzado hacia la muerte, no es que sea ecologista, es que los osos le han dado la razón de ser, la huida de sí mismo. Empiezas a entender su historia y qué lo llevó a cruzar el límite, cuando un plano acoge en toda su magnitud a sus padres sentados en el sofá de su casa. Él, con una banderita estática de las barras y estrellas, ella, abrazada a un oso de peluche rancio y despeinado. El mejor personaje, un secundario en esta historia que encuentra los restos de los cadáveres de Timothy y su novia, es piloto y su nombre es Willy, se despide entonando una canción country, sobrevolando las verdes praderas de Katmai, mientras su espeso bigote se mueve arriba y abajo: hoodi hoo di yip hoo di yip hoo…

También mucho hoodi hoo para vosotros, amigos.

26 comentarios:

engelson dijo...

Poco hay que razonar con un oso, animal inexpresivo y cabrón donde los haya. Tal vez recitar con voz profunda algún pasaje guapo de Kant, o ponerle una peli del Herzog, a ver si se queda dormido.

Anónimo dijo...

Si vas al campo estarás sometido a las leyes de la naturaleza, en la ciudad seguirás las leyes de la ciudad, la libertad no existe, la máxima libertad ce hayarás es cortarte las venas, y durará unos segundos. Aunqué tampoco sale muy a cuenta.

El Gran Chimp dijo...

Yo también he visto la película esta semana pasada y creo que la frase que mejor resume la personalidad de Timothy Treadwell y el hecho de que sobreviviera 13 jodidos veranos con los osos la dice un piloto que no es Willy: "En mi opinión Treadwell aguantó tanto tiempo con los osos porque éstos pensaron que tenía un problema, que era retrasado mental o algo así", dijo el susodicho, y tenía toda la razón, o si no háganse con la peli y verán a Timothy disfrutando como un enano metiendo sus deditos en enorme y fresco zurullo de oso "Es parte de él! Viene de su interior! y yo lo estoy tocando!", viene a decir el bueno de Timothy.
Si, joder, da risa el jodido Treadwell, un tipo masticado y escupido por la sociedad, pero a mi también me pareció un poco un héreo trágico, estilo griego antiguo, con ese peinado a lo príncipe de Bekelar -que tan de moda está últimamente, por cierto- y esa forma de invocar a los dioses para que llueva (con resultados garantizados, además).
Por otra parte está el director, Werner Herzog, un auténtico cabrón fílmico, pareja de hecho durante muchos años de Klaus Kinski, con el que rodó películas como "Aguirre, la cólera de Dios" o "Fitzcarraldo", un tipo muy dado a las desviaciones más delirantes y peligrosas. Un tipo que os recomiendo, por cierto.
P.S: Ah, por cierto, este comentario no lo he copiado y pegado, en serio.

Lt. Col. Kilgore dijo...

Pero que cosas ven Uds?

Yo no vuelvo a la selva ni borracho, todo muy bonito hasta que salen los del pijama negro y esos no son como los osos, que te comen muerto, los charlies prefieren la sangre fresca... que digo, freshquiiisima...

dibi dijo...

me pica el cacahuel

Marauder dijo...

KKGirl, en mi opinión a este tío la sociedad no lo escupió: lo cagó (Lo cual explica su coprofilia como nos apunta el Gran Chimp). Y como buen excremento, viajó por las alcantarillas hasta desembocar en un río limpio que ensució con su presencia.
Cumpliendo también con su misión de materia residual, sus nutrientes fueron reciclados en el eterno ciclo de la materia-energía.
El hecho de que se pasase 13 años dando vueltas por ahí, da fe de las pocas ganas que tienen los animales salvajes de verdad a la hora de mancharse con mierda humana. Somos poco apetecibles hasta para ser devorados.

Si bien es cierto que la masificación urbana produce el "síndrome del corral atestado", huir hacia los espacios abiertos no es la solución. Porque el peor infierno no es el que te rodea, sino el que llevas dentro de ti. Y de ése no puedes escapar. Sino que se lo pregunten al Coronel Kurtz

Kaleidoscope Girl dijo...

Oigan, están un poco tocapelotas, eh. Les noto muy negativos, con mucha furia en su interior. Si eso, la próxima vez, antes de pasarse por aquí , váyanse a lo de hacer caca a ver si vienen un poco más ligeritos.
A mí ese tipo me cayó genial, tiene que haber de todo en esta jaula de grillos, amiguitos.

Chimp, no se preocupe, aquí le damos el sello de aprobación Folkius-against-the-copy-paste a su comentario y doy fe por San Google de las Búsquedas Benditas de que todo lo que se halla fuera de las comillas, si tiene algún parecido con alguna web, es pura coincidencia.

Folken dijo...

Yo la verdad, si me encuentro con un oso prefiero tener a mano un Peace Maker o al menos un objeto cortante de más de 40 centímetros de hoja... No se, serán bonitos y seres que viven en libertad en sus nubes de algodón, pero yo soy un pelín paranoico.

Según el artículo original de Chimp, tercer párrafo primera palabra: Por

El Gran Chimp dijo...

Como soy, joder, si llegase me besaba el culo. Folken yo le admiro.

Marauder dijo...

Me doy por aludido KKGirl, por lo que ejerceré mi dercho a réplica.

Primero: aclarar que mi ligereza o pesadez depende sólo de la cantidad de munición que acarre, no del contenido de mis intestinos.

Segundo: mi negatividad y furia inerior se deben a que ha mencionado usted uno de mis iconos más odiados, el ínclito Félix Rodríguez de la Fuente. Personaje sólo superado en inquina por Ana Obregón. Si todavía no lo ha deducido, servidor es Biólogo en la simulación neural colectiva que llamamos realidad. Mentar a cualquiera de estos dos personajes es abrir la Caja de Pandora que todo biólogo lleva dentro de sí.

Pero no me retracto de nada. El Grizzly man este es un urbanitas que no entendió nada de lo que tenía delante de sí. Además de eso, no mostró respeto alguno por la naturaleza ni por los animales a los que decía admirar. Cierto que es todo un personaje digno del Zoo Humano, y entiendo que pueda despertarle simpatía. Pero permítame ser todo lo negativo que pueda con él, que bien se lo ha buscado.

En otro orden de cosas, a la vista de los comentarios que leo aquí y en Copronáutica, me alegra ver que no soy el único que considera el blog de Punset como el exponente y sinónimo de sopor. Algo más insulso que mascar papel y más anodino que el programa "Corazón, corazón". cuando lo ví por primera (y última) vez fui incapaz de leer tres líneas completas. ¡Qué aridez!

Me alegro de que haya subido este post. Aunque no se lo crea, la echaba de menos.

Kaleidoscope Girl dijo...

Maraudier, no puedo negar que tiene un talento innato para la búsqueda de vídeos bizarros que combinan perfectamente bukakios con zombies, por lo que se le estima y se le respeta pero, ay amigo, discrepo eh! discrepo! ¿Por qué tanto rencor a la sita Obregón? ¿No está usted acaso en un plano superior viendo crecer sus bacterias? Yo pensaba que esta gente estaba para reírse de ellos, cómo puede despertar algún tipo de pasión ese ser con tan buena suerte en la vida.

Me has recordado que una vez salí con un biólogo. Me llevaba a sitios guays como el museo de anatomía, donde vi expuestos en frascos los horrores nonatos, una mano de ocho dedos, fetos acéfalos y una cabeza de un ruso fileteada con la nariz pegada a la vitrina de cristal mirando al infinito.

A ese cabronazo le debo casi todas mis pesadillas.

Pussy Galore dijo...

qué maravilla de peli, a mi me dejó hecha polvo durante un par de semanas.
Un beso!

Kaleidoscope Girl dijo...

veis, socabronazos, la gente que la ha visto sabe de lo que hablo.

besiken, amiguita Pussius.

Marauder dijo...

Ana Obregón deja de darte risa cuando por quicuajésima vez consecutiva te ves en este diálogo:

"- Ah, ¿y a qué te dedicas?
- Soy biólogo.
- Uy, como Ana Obregón. jijijijijijiji.
- ¬¬"

Para colmo a la muy ***** le dio por repetirlo a todas horas, justo cuando yo me debatía entre el aprobado y el suspenso en mi último examen de la carrera.

"Soy bióloga, Soy bióloga, Soy bióloga, Soy bióloga, Soy bióloga, Soy bióloga..."

AAAAAAAAAAARRRRRRGGGGGGGFFFFFFFFHHHH!!!

Me pongo de los nervios sólo de recordarlo.

Por cierto, el museo del que habla pinta muy guapo. ¿Dónde está, cuál es? Digo para ponerlo en la agenda si paso cerca de allí.
Y no se preocupe, no haga caso de sus pesadillas, las cosas de los frascos ya no pueden salir de ellos. Se lo garantizo, que he preparado algunas (de las que le ahorraré los detalles, yo no soy tan cabronazo).

Kaleidoscope Girl dijo...

Está bien, Maraudier, le comprendo, a mí también me joden los "ay, como la fulanitapascual que sale en la tele". En un corto periodo de tiempo, una chacha y la zorra de GH me habían jodido el nombre.

El museo está en la facultad de medicina de Oviedo (es pequeño, en principio es sólo para estudiantes), última planta, no olvide pasarse por la piscinica de cadáveres.

Darth Pomada dijo...

Hoy me han comentado que los guiris están preparando una superproducción en Hollywood sobre la vida de Treadwell, con Anthony Hopkins de protagonista. Parece que lo van a enfocar con el rollo del "hombre liberado de las ataduras de la modernidad", que vive de forma sencilla en comunión con la Naturaleza.

Es broma. Todavía es un poco pronto para que la hagan. Tendrémos que esperar un par de años.

Como siempre, una prosa perfecta. Sus posts son el motivo de que no me escape al monte para que me coman los bichos.

hoodi hoo

ZzazZ dijo...

Y fíjese que yo me imagino al tal Treadwell tratando de alquilarle el piso.

dibi dijo...

no entiendo nada d elo que dicen, eh

Kaleidoscope Girl dijo...

el osico no quería,
no quería calamar
pero timoti le dijo:
¡ven paquí, no te vas
a escapar!

y así es como conseguí hacer una poélica de todo esto, dibi. ***

Berbercho Productions dijo...

A mi esta peli me pareció la repanocha en bicicleta.

-Era bellísima (las escenas con zorros)

-Sensacionalista (joder, el forense es como pa hacerle un documental aparte)

-tragica (¡k se lo comen de verdad!)

-y sobre todo humoristica (el momento coprofagico "Amo esta caca" es impagable).

Eddy Lebowski dijo...

Que el peso de la película lo lleve el menda no quiere decir que él se lleve todos los palos y la novia se vaya de rositas, que de ella no habéis dicho nada. Yo vi un documental de unos que filmaban a osos, jejeje, perdonad que me ría, pero es que se les ocurrió la brillante idea de rociarse con no sé que mierda para ver que hacían. Pues que uno de los ositos pilla un cabreo que le pega unos meneos a la tia que pa qué. En fin, suerte tuvo de que no tendría hambre.

miultimodia dijo...

Dios! Que comentarios tan largos... Bueno, después de echarles un vistazo a todos, he de decir que a mi el documental me encantó, pero vamos, el Timothy era bastante "especial". Mi opinión es que cambió su adicción a las drogas por los osos, lo cual no es nada bueno (un mal viaje osuno y ya ves...)
Buen blog. Saludos.

Kaleidoscope Girl dijo...

berberechius: poco después del momento "I love this poo", el proyector se fue a la mierda en la sala (verídico). Después de ese suicidio, tras cinco minutos, volvió. No te digo ná y te lo digo tó.

eddy: la chica apenas sale, es así como un ente misterioso. Buuu, qué miedín.

miultimedia: sí, amigo, le puedo decir que los comentarios no son la única cosa larga que asoma por aquí (chiste a lo evahachius)

Por cierto, que he visto en su blogui que habla de esta peli. Grandes mentes piensan igual y al mismo tiempo. Oiga, si lo sé me hago un cortaypega y ya, eh.

Folken dijo...

Madre mía. Si es cierto lo que dice tiene usted nombre de Bakala, cual Jessy o Jenny pero de segunda división. Yo no digo ná, pero me ha dejado usted patidifuso y confuso cual liendre en chabola limpia

Kaleidoscope Girl dijo...

No sé de qué habla, folkius! Maldito hijo de Eva Braun, es una ópera del verdius y una mártir comunista, oiga, de pacheca nada.

Joe dijo...

Uhm, no la he visto, ¡pero ahora sé qué parodian en el Especial 50 Programas de La Hora Chanante! Presentado por Lorenzo Lamas.

Tocará bajarla.